Motivos religiosos y políticos mantienen dividida a la isla de Irlanda en un estado republicano independiente y católico al Sur y una parte británica y protestante al Norte. Pero una vez más, el deporte promueve la unión en un conflicto con tanta sangre y dolor.

Los 32 condados irlandeses, con los 6 que conforman Irlanda del Norte en un amarillo más claro.

En Argentina hay cosas de las que, para evitar tensiones, no se habla en la mesa: política, religión y fútbol. En Irlanda, las dos primeras dividieron a la isla en 1921, pero el fútbol cumple la hermosa función de volverla a unir.

De todas maneras, vale decir que no se trata de “nuestro” fútbol sino de su versión de la “Isla Esmeralda”: el fútbol gaélico, el deporte más visto en Irlanda, con estadios repletos.

En él, se enfrentan dos equipos de quince jugadores (catorce más el arquero) que en dos tiempos de 35 minutos se disputan una pelota redonda, con un poco más de brusquedad que en el fútbol pero menos que en el rugby. Los postes de gol tienen forma de H con una red en la parte inferior. Si la pelota pasa por entre los palos y arriba del travesaño, vale un punto. Si pasa por abajo, tres. Ah, y se juega con las manos y con los pies. Es un deporte muy dinámico en el que continuamente pasan cosas y aún hoy se juega de forma amateur.

Para las mujeres, el reglamento presenta algunas diferencias, como el tamaño de la pelota y la duración de los períodos.

La Gaelic Athletic Association (Asociación Atlética Gaélica, GAA) es la entidad que organiza los deportes de tradición irlandesa, con el fútbol gaélico y el hurling como principales exponentes. En 2015, a modo de promoción, llevó adelante los primeros Juegos Gaélicos Mundiales en Abu Dhabi, donde Argentina fue campeona en fútbol al vencer a Galicia en la final. En nuestro país el deporte se practica sólo en el club Hurling y en San Isidro.

El equipo argentino campeón en los GAA World Games 2015 en Abu Dhabi.

Pero el torneo que hace vibrar a Hibernia (nombre que le dieron los romanos a la isla de Irlanda) es el All-Ireland Senior Football Championship. En lugar de por clubes, está protagonizado por equipos representativos de 31 de los 32 condados tradicionales, tanto de Irlanda del Norte como de la República de Irlanda. Además, participan un equipo de Londres y otro de Nueva York.

Este campeonato se disputa desde 1887 y la final masculina, el evento deportivo más visto de la isla, se juega el tercer domingo de septiembre en el estadio Croke Park de Dublín, ante la presencia de más de ochenta mil espectadores. De esos 32 condados tradicionales, seis pertenecen al Reino Unido. Esto convierte al torneo en una verdadera fiesta que une a todos los irlandeses, ya sean católicos o protestantes, republicanos o súbditos de la Reina.

En la final de 2018 se enfrentaron Dublín, capital de la República de Irlanda; y Tyrone, un condado norirlandés. No hubo ningún problema entre los asistentes ni en la cancha.

Dublín (celeste) venció a Tyrone (blanco y rojo) en la Final 2018.

Una de las tribunas del Croke Park lleva el nombre de Michael Hogan. El 21 de noviembre de 1920, en medio de la Guerra de Independencia Irlandesa, la policía ingresó al estadio con el apoyo de fuerzas británicas durante un partido entre Dublín y Tipperary y abrió fuego contra el público. Este evento formó parte de uno de los tantos “Domingos sangrientos” en la historia irlandesa. Murieron 14 personas, entre ellas Hogan, jugador de Tipperary. Así de delicada es la relación entre nacionalismo irlandés y deporte.

No obstante, el fútbol gaélico y el hurling no son los únicos deportes donde no existen fronteras entre la República de Irlanda y el Reino Unido. En rugby, cricket y hockey los seleccionados nacionales representan a la isla en su totalidad. Las asociaciones de boxeo y de golf también regulan sus disciplinas a ambos lados del límite artificial. En muchos casos, al momento de los himnos entonan “Ireland’s Call” (“El llamado de Irlanda”), una canción no oficial que convoca a la unión entre irlandeses sin importar su origen.

El estadio Croke Park de Dublín.

En el fútbol de la órbita de la FIFA esto no sería posible. Es por eso que hoy existen dos asociaciones: la de Irlanda del Norte (IFA, en inglés), fundada en Belfast en 1880 y con un asiento permanente en el International Football Association Board, la entidad que controla las reglas del juego; y la de la República de Irlanda (FAI, en inglés), con sede en Dublín, fundada en 1921.

Ninguna de las dos selecciones ha tenido buenas participaciones en mundiales, pero se las ingeniaron para dar grandes jugadores: George Best por el lado del Norte y Roy Keane entre los de la República. Ambos cosecharon éxitos con la camiseta del Manchester United.

Desde la década del ’40 existieron varios intentos de disputar torneos con clubes de las dos partes. El más duradero fue la Copa Setanta Sports, que se jugó entre 2005 y 2014 pero se discontinuó por cuestiones financieras.

En Irlanda hay viejas heridas que aún no cierran y muchos conflictos religiosos y políticos siguen en pie. Pero pasar por cualquier pub de la isla es entender que, estén bajo la bandera que estén, todos los irlandeses tienen un rasgo en común: la pasión por el deporte. Quizá vaya por ahí la vía de la reconciliación y la convivencia.

Flâneur, escritor fantasma, periodista, creador de podcasts. Un buscador de historias. / Flâneur, ghostwriter, journalist, podcasts creator. A story seeker.

Flâneur, escritor fantasma, periodista, creador de podcasts. Un buscador de historias. / Flâneur, ghostwriter, journalist, podcasts creator. A story seeker.