Allá por 2010, reflexionaba en mi blog sobre la cuestión del ruido al orinar. ¿Aplicar el chorro sobre la superficie del inodoro o directamente sobre el agua?

Copio el texto a continuación:

Es un secreto a voces el hecho de que todos los inodoros del mundo tienen un llamado "punto del silencio".

¿De qué se trata esto? Cuando uno utiliza un inodoro, cualquiera (incluso mingitorios), el chorro de orín produce un ruido al golpear con la porcelana. Obvio. Sin embargo, hay un punto exacto en todo el plano, en el que este ruido deja de existir. A esto se llama, justamente, punto del silencio.

Tiene su origen en las logias masónicas medievales, que como se sabe en aquellas épocas estaban compuestas por arquitectos. Estos profesionales del diseño, aplicando diversas teorías físicas y matemáticas, dieron con esta maravilla, el punto del silencio, que les ayudaba a no atraer con el ruido a animales peligrosos en los años en que los baños se ubicaban en los patios, lejos de las casas.

Luego, con el correr de los tiempos, los baños se introdujeron en los hogares. Ahí surgió un nuevo inconveniente: el joven que va a la casa de su novia a conocer a los padres, y siente la necesidad de echarse un cloro. Pide permiso, solicita la ubicación del baño (aunque ya la conoce, de cuando se mueve a la nena los domingos, día en que los padres no están en la casa) y va. Allí es cuando se siente incómodo por el ruido, aún cuando este es obvio. "Oh, creerán que estoy meando", piensa el joven, porque el amor lo idiotizó. Por suerte los agudos masones se acordaron de esto: el muchacho usa el punto del silencio y se ahorra el mal momento.

Está de más aclarar que el punto del silencio funciona sólo cuando tenés pito; algo lógico dado que en el medioevo a nadie le importaban las mujeres. Así que perdonen niñas, ya haremos alguna investigación escatológica que las tenga como protagonistas. Y a ustedes, nobles masones: gracias.

Flâneur, escritor fantasma, periodista, creador de podcasts. Un buscador de historias. / Flâneur, ghostwriter, journalist, podcasts creator. A story seeker.

Flâneur, escritor fantasma, periodista, creador de podcasts. Un buscador de historias. / Flâneur, ghostwriter, journalist, podcasts creator. A story seeker.